Primero trata de lavarlos con agua fría. Si no se van, límpielos con un trapo de algodón empapado en bencina o el alcohol. Enjuagar con agua clara y secar bien.